Abierto de Martes a Domingo, de 11h a 19h

Julià Mateu

Exposicion temporal

La gran preocupación de Julià fue la pintura de la atmósfera, del aire, del viento, de los elementos líquidos y gaseosos que conforman el aire en el que nos movemos. Y a fe que lo logró. Julià Mateu es el pintor del Viento. Toda su obra refleja esa inquietud por mostrar justamente lo que no se ve, por representar el detalle invisible.

Es un ansia por enseñarnos las atmósferas que existen entre un ser humano y otro ser humano, o entre una planta y otra planta, o entre una naturaleza muerta y otra naturaleza muerta, es el deseo de lograr explicar de manera plástica el viento que azota los campos, las ondas que recorren el espacio,  las emociones que se cruzan los amantes con una mirada o con un suspiro, los sonidos de la música, el ruido de la naturaleza.

En resumen, Julià Mateu se ha empeñado en pintar y hacer visible lo que es invisible, lo que nuestros ojos no ven ni pueden ver, pero que percibimos realmente con una sensibilidad exquisita que nos hace sentirlo como más vivo que incluso lo que se ve.

Por este motivo, el MEAM presenta una exposición de la obra de Julià Mateu que se inaugurará el jueves 26 de Septiembre y que estará abierta hasta el 27 de Octubre de 2019.

Julià Mateu, nacido en 1941 en Ribes de Fresser, en el Pirineo catalán. Obtuvo una beca para ir a la Casa de Campo de Madrid en 1958, y en 1960 se trasladó a Barcelona, donde  hizo su primera individual en 1965. Entre 1968 y 1971 dirigió la “Sala d’Art Modern”, un sindicato independiente de artistas de la Ciudad Condal. Tuvo éxito en Alemania y en diversas ciudades europeas, pero no quiso saber nada de iniciar una carrera internacional, y pronto se refugió en el pueblo de Sant Martí d’Empúries, en plena Costa Brava, donde desarrolló el grueso de su obra.

MÁS EXPOSICIONES

Esta web utiliza cookies, si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.      Aceptar | Más Información