Abierto de Martes a Domingo, de 10h a 20h

Don Eddy

Un maestro del Hiperrealismo americano

El MEAM expuso varias obras del pintor norteamericano Don Eddy. El artista, afincado en Nueva York y con obra en el MoMA y en el Whitney, no habia gozado de ninguna muestra individual en Europa desde el año 1973, en París.

Don Eddy empezó su carrera artística en los años 60, con pinturas en las que rinde homenaje al paisaje urbano norteamericano, incorporando los motivos propios de la cultura pop y del capitalismo posindustrial. En los años 80 empezó a pintar objetos (cristalerías, vajillas y juguetes) con precisión fotográfica y, al mismo tiempo, desarrollaba sus primeros polípticos (pinturas con varios paneles). En ellos, Eddy yuxtapone imágenes poéticas, haciendose eco de las relaciones que hay entre éllos.

Recientemente, Eddy ha incorporación a su realismo fotográfico un aura metafísica. Hasta el 30 de marzo, el MEAM expone ocho trípticos elaborados por el artista entre 2005 y 2011. Se trata de imágenes inspiradas en fotografías y pintadas con un aerógrafo de 55 años, que Eddy ha hecho utlizando un elaborado sistema de entre 15 y 25 capas de pintura.

Los paneles individuales, separador los unos de los otros por una distancia de pocos centímetros, producen una tensión entre la percepción y la experiencia y estable relaciones entre las imágenes, el artista y el espectador.

Don Eddy, nacido el 1944 en California, es un pintor afincado en Nueva York que obtuvo reconocimiento inicial durante los años 60 como artista hiperrealista y fotorrealista.

En sus primeras obras de la década de los 60 y 70, Eddy realizó un homenaje a los coches, que pintaba el garaje de su familia, y al paisaje urbano estadounidense.

Algunas de estas obras iniciáticas formaron parte de la exposición "Hiperrealismo 1967-2012", inaugurada en el Museo Thyssen-Bornemisza en marzo de 2013 y centrada en las tres generaciones de artistas que tomaron como referentes los motivos de la cultura pop y el capitalismo postindustrial.

En la década de los 80, su trabajo se orientó hacia los objetos, representando cristalerías, barcos y juguetes en una serie de estantes de cristal reflectante.

Ya hizo servir en aquellos años los polípticos (pinturas con diversos paneles), en los que yuxtaponía imágenes poéticas y se hacía eco de los ecosistemas y las relaciones entre ellas.

El formato y las técnicas que Don Eddy ha utilizado para crear cada una de las pinturas que se pueden ver en el MEAM son los elementos característicos de su obra: cada cuadro es la suma de tres paneles individuales, separados normalmente por espacios de 2,54 centímetros uno de otro.

Sus imágenes están inspiradas en fotografías y pintadas con un aerógrafo que tiene 55 años, una técnica que le acerca al arte comercial que hoy está plenamente vigente, pero que en los años 60 suscitaba bastante controversia en el mundo artístico.

Los cuadros, explica el propio artista en el catálogo, están pintados utilizando "un elaborado sistema de entre 15 y 25 capas de pintura", una técnica habitual en el arte premoderno de la Europa occidental pero no tan común en la pintura contemporánea.

Con los polípticos, Eddy pretende reflejar una de sus principales preocupaciones: "La tensión entre la percepción y la experiencia".

Para el artista, la riqueza de la experiencia se encuentra en cosas simples, que quiere trasladar al contexto artístico mediante la relación establecida entre las tres imágenes.

"Aunque la pintura sobre múltiples paneles era habitual en la Edad Media, el arte contemporáneo raramente la utiliza como sistema organizativo", puntualiza Don Eddy.

MÁS EXPOSICIONES

Esta web utiliza cookies, si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.      Aceptar | Más Información